Autonomía: El camino hacia la escritura

Ayudar al niño a hacer las cosas solo es un elemento central de la pedagogía Montessori. Implica la adquisición de autonomía en todas las tareas de la vida diaria: vestirse, comer adecuadamente, lavarse las manos, regar una planta, abrir y cerrar una cerradura, reconocer un material, un olor, utilizar las palabras adecuadas.

Ayudar al niño a hacer cosas por sí mismo significa darle las herramientas adecuadas para que pueda crecer y prosperar en la sociedad. La vida práctica, el lenguaje y las actividades sensoriales son por lo tanto esenciales desde una edad muy temprana.

¿Y aprender a escribir? Este es un paso muy importante para poder comunicarse con el mundo. Aquí hay algunas maneras de ayudar a su niño a hacer su propio camino ¡en el camino de la escritura!

Para esta actividad necesitas :

1. Dibujar en la arena

Es importante que el niño proponga actividades de trazado con el dedo, en harina, arena, sémola... dejar huellas es entender que su gesto tiene un impacto en el material. Cuanto más finos sean los sentidos, más se parecerán las huellas a algo concreto: un sol, una flor...

Coloca la arena en la bandeja de exploración, la plastilina y las figuritas alrededor del océano y crear así una decoración polar. Sin embargo, también puede crear la decoración que desees. El interés de la decoración es desarrollar el vocabulario de su hijo alrededor de un tema mientras se divierte.

Para los niños más grandes, sugerimos que hagan pistas en la arena entre los diferentes animales usando los pequeños accesorios de la bandeja de descubrimiento. Se enfrentará a las líneas discontinuas y a las líneas oblicuas. Cuando tu hijo haga su circuito entre los animales, podemos sugerirle que cite a los animales para enriquecer su vocabulario.

Para los más jóvenes, el objetivo es dejar huellas dactilares. El diseño gráfico mientras se divierten parece inofensivo, pero los prepara para el siguiente paso, ¡una gran introducción a la escritura!

2. Pistas gráficas

Con esta pista gráfica de "aprender y dibujar líneas", porpón al niño que siga las líneas usando un lápiz de madera o su dedo. Esto le permite tomar otro enfoque sensorial de los gráficos. El gesto está enmarcado, más estructurado que en la arena. Siguiendo las líneas, el niño se familiariza con las líneas, las curvas y así memoriza los gestos.

3. Las letras mágicas

Cuando tu hijo se sienta cómodo con las inclinaciones, por ejemplo, puede practicar el dibujo directamente dentro de las letras mágicas. Puede borrar y empezar de nuevo como desee. Las letras tienen un punto de partida y flechas para indicar la dirección de la línea.

Todos estos pasos y muchos más ayudarán al niño a familiarizarse con la escritura. El niño necesita practicar en grandes superficies, grandes bandejas, grandes hojas de papel y luego poco a poco dominar el gesto. El papel del adulto es ofrecer herramientas, y luego le corresponde al niño o niña avanzar a su propio ritmo eligiendo sus bandejas de pre-escritura, diseño gráfico y actividades de escritura.

El placer de hacer, descubrir y repetir mientras se divierte es lo más importante.


Añadir todos los productos de la actividad Añadir todos los productos de la actividad