Cocinar con tu hijo

La cocina es un verdadero laboratorio científico donde los niños pueden explorar con todos sus sentidos! ¡Sería una pena privarlo de ello!
Si diariamente los niños se sirven el agua del grifo solos, preparan su rebanada de pan y cortan alimentos, también es importante dejarles que preparen un pastel que quieran hacer ellos mismos. ¡Lo disfrutan tanto!

Cuando cocinas con tu hijo, le ayudas a descubrir nuevas texturas, nuevos sabores, nuevas formas y así desarrollar su curiosidad, su vocabulario y su deseo de descubrir y aprender. El niño también estará muy orgulloso y satisfecho de haber preparado un plato, un pastel que todos ustedes disfrutarán juntos. Animándole en cada paso de su logro a estar orgulloso de él, a felicitarle por el resultado, a compartir un momento con él, a dejarle hacer como tú... nada como esto para desarrollar su confianza y autoestima. En resumen, cocinar con tu hijo, como habrás entendido, trae una multitud de beneficios. Es un verdadero momento de intercambio y aprendizaje.

Entonces, ¿cómo cocinas con él y le das algo de autonomía? ¿Qué utensilios deben usarse con seguridad?

Aquí hay dos recetas creadas por Laura de 3 años y Carlos de 7 años, dos futuros chefs.

Para esta receta necesitas:

1. La receta de Laura

Para que los niños puedan hacer sus propias recetas, la receta se transcribe en imágenes usando la caja accesible de Chef la cuisine; se usan tarjetas magnéticas para indicar los recipientes y los alimentos. Las tarjetas en blanco proporcionadas también muestran las cantidades que se van a utilizar. Laura sólo conoce los números del 1 al 3, así que su madre ha elegido usar a veces dos tazas para un solo ingrediente, dividiendo las cantidades entre ellas.

 

Colocamos los vasos, cada vaso corresponde a una etapa de la receta. 

El niño sigue las etapas visuales de la receta para realizar el pastel de manera autónoma. 

2. La receta de Carlos

El Time Timer puede ser usado para manejar el tiempo de preparación de la receta. Esto le permite manejar el tiempo de espera para hacer los pequeños platos de su receta. La ventaja de un temporizador visual como este es que el tiempo restante está coloreado, así que el niño es más consciente del tiempo que pasa.

Siendo Charly más grande, puedes escribir directamente las cantidades en gramos en las tarjetas magnéticas, así como el tiempo de cocción. También usamos tarjetas magnéticas para hacer la receta visual.

Tu hijo estará encantado de hacer una receta y de pasar tiempo contigo. Además, ganará confianza en su capacidad de hacer las cosas por sí mismo. ¿Quién prueba primero?  


Añadir todos los productos de la actividad Añadir todos los productos de la actividad