¡Bonitos collares!

Hay algunos niños que tienen una necesidad irresistible de morder, masticar, llevar objetos a su boca continuamente. Este comportamiento refleja un malestar, una molestia y también puede dificultar su integración sensorial