Estimulación precoz

La estimulación precoz en el tratamiento del autismo es esencial. La plasticidad cerebral permite considerar una modificación significativa de la trayectoria del desarrollo de los más pequeños con trastornos de autismo. La atención temprana se focaliza generalmente en las competencias psicomotrices y cognitivas para lograr una mejora de los comportamientos sociales y el progreso significativo de la comunicación. Existen diferentes enfoques basados en el desarrollo, entre los cuales encontramos el Modelo de Denver, que además de hacer la labor de un profesional, permite a los padres implicarse en el tratamiento. Este modelo se centra en las actividades conjuntas con el niño, tales como las interacciones lúdicas y sociales para estimular la participación, o la imitación y la comunicación receptiva y expresiva.