Palo de agua

Produit standard

Mueva el palo de lluvia para ver las bolitas multicolores saltar y escuchar un relajante ruido de lluvia. Este juego de despertar multi sensorial se usa para tranquilizar, aprender la relación causa efecto y estimular la capacidad de seguimiento visual. Existe en 3 tamaños (30 cm, 20 cm, 9 cm). Dim. 30 cm. Desde 3 años.

9,90 €

Entrega estimada del pedido*

Ficha técnica

Estimación de capacidades mínimas para poder utilizarlo : palo de agua

Motricidad gruesa
Destreza
Visual
Auditiva

Guía de tallas

"Os puedo enseñar este palo de lluvia ¿quién no lo conoce? .
?? su sonido se asemeja a una tarde de lluvia y es muy relajante escuchar el tintineo de las bolitas al caer. Un placer para la estimulación auditiva.

?? Fantástico recurso para trabajar la estimulación visual: seguimiento y fijación de la mirada. Recurso perfecto! .
??como les encanta, es un recurso perfecto para trabajar e instigar los signos quiero y toma; aumentar vocalizaciones y practicar el giro de muñeca gracias a su relación causa-efecto

¿Habíais pensado alguna vez en todos los beneficios de un palo de lluvia? Y lo mejor es que ocupa poco y te lo puedes llevar fácilmente ????" 
 

Análisis sobre el producto

"Todos conocemos el palo de lluvia pero ¿sabemos que podemos hacer con él? Nos ayuda a trabajar la estimulación auditiva gracias al tintineo de las bolitas al caer y podemos jugar a esconderlo y buscarlo a través del sonido ¿de dónde llega el sonido? De la derecha, de la izquierda… Además es perfecto para estimulación visual trabajando el seguimiento visual y la fijación de la mirada.

Y por si esto fuese poco podemos potenciar el giro de muñeca necesario para poderlo mover. Una de las actividades que propongo con él es la coordinación, la imitación y el desarrollo de ritmos muy importantes en el desarrollo del lenguaje. El adulto agita el palo de lluvia (podemos agitarlo o girarlo) y da un tiempo de espera para que el niño imite la acción; cuando este efecto se produce, el adulto produce otro ritmo y vuelve a dar un tiempo de espera para que se produzca la imitación del ritmo propuesto.

También se puede conseguir el efecto contrario y provocar una respuesta no verbal, es decir, dejamos al niño libre manipulación y somos nosotros los que imitamos sus movimientos, esperando que se produzca una conversación no verbal entre nosotros".

 

Beatriz Blanco, profesora PT y de Audición y Lenguaje. Perfil Planeta Especial en Instagram y blog con el mismo nombre.

Productos asociados