Fomentar la exploración con las paredes y las cajas sensoriales

 Desde los primeros años de vida los bebés se divierten con algo tan simple como moviendo su cuerpo y descubriendo el mundo que les rodea, lo cual es un verdadero reto para ellos ya que hay mil y una cosas por explorar ahí fuera. Gracias a sus pequeñas manos y a su boca (¡cuidado!) los niños pueden descubrir las distintas texturas, los gustos, el peso... y en definitiva poder comprender el mundo. Aunque la curiosidad surge de manera natural en los bebés, también puedes fomentar la exploración y la experimentación mediante actividades como los muros, las cajas y las cestas sensoriales. ¡Así que te dejamos una selección para que puedas crear todo esto tu mismo en casa con los peques!