Habla, escucha, coopera

HT4415

Produit standard

Este cofre de juego desarrolla la capacidad de escucha activa de forma divertida. Un jugador elige una carta de juego e indica a su equipo las piezas que debe utilizar (habla). Los jugadores deben escuchar con atención las instrucciones para colocar en el tablero las piezas de forma precisa (escucha). Comprobar juntos las piezas que forman la figura de la carta modelo (coopera). 15 cartas modelo. Dim. 18 x 14 cm. 104 piezas imantadas, 4 bases magnéticas, todo en cartón. A partir de 4 años.

31,90 €

Entrega estimada del pedido*

Ideas y consejos

"Podemos jugar de forma individual, por parejas, por equipos... Es muy versátil"

"Lo recomiendo mucho. Para padres y madres, maestros, terapeutas... La de 4 a 7 años pero a los más peques les podemos dejar las piezas para que hagan sus propias construcciones y los mayores de 7 sin duda también pueden jugar" Aída de Logomaestra

Análisis sobre el producto

"Un jugador o equipo coge una tarjeta que nosotros no vemos y mediante sus explicaciones debemos ir poner las piezas en el lugar correspondiente del tablero para formar la figura de la tarjeta. Es un juego de colaboración muy divertido en el que aprendemos a expresarnos, a entendernos, a cooperar..."


"También tenemos la variante no verbal que consiste en hacer lo mismo pero sin palabras, comunicándonos con gestos y sonidos"

 
¿Qué trabajamos con este juego?
  • Inteligencia lingüística.                                            Debemos dar instrucciones verbales o seguirlas, según el caso.
  • Inteligencia espacial.                                               El dictado se hace de forma espacial y debemos saber expresarlo y entenderlo.
  • Inteligencia lógico-matemática.                              Identificamos las diferentes formas geométricas
  • Colores
  • Cooperación y colaboración.                                  Tenemos que aprender a comunicarnos y a colaborar.
  • Creatividad e imaginación.                                      Podemos jugar con las piezas sueltas para formar nuestras propias figuras.
  • Coordinación óculo manual
  • Motricidad 
  • Pensamiento lógico.                                               También podemos jugar de forma individual cogiendo una tarjeta al azar.
 
También podemos hacer nosotros más tarjetas con patrones diferentes.
Finalmente, la hora de recoger es otro ejercicio porque las piezas vienen en unas bases de las que las debemos sacar al empezar, y volver a colocar en su sitio cuando acabemos, así que con las piezas y la base tenemos también un puzzle encaje (4 en total) " Aída de Logomaestra

Ventajas

  

Público