Los días se acortan, las temperaturas son más frescas y las hojas empiezan a caer... ¡Adiós al verano y bienvenido el otoño! Para celebrar este cambio de estación, ¡te proponemos que crees un minimundo de inspiración otoñal para tus hijos!

 

¿Qué es una minimonde?

Una minimonde es una actividad de descubrimiento multisensorial. El adulto crea un escenario pedagógico gracias a los contenedores de exploración. La idea es reunir material lúdico y escenificarlo en forma de mundo. La estética creada hará que el material sea atractivo para el niño y, por tanto, fomentará el descubrimiento y la manipulación. El simbolismo del juego y la imaginación del niño le permitirán afinar su comprensión y conocimiento del mundo que le rodea.

El interés de esta actividad es inspirarse en la naturaleza y mezclar material de educativo con material natural. De este modo, se estimulan todos los sentidos del niño. Este tipo de actividad también ayuda a desarrollar el lenguaje mediante el aprendizaje de nuevas palabras, a fomentar la imaginación y a construir historias. A continuación, puedes ofrecer herramientas de motricidad fina para que el niño pueda ejercitar sus habilidades.

 

 

Inspiración: el minimundo otoñal

Para completar esta actividad, necesitarás :

- Una bandeja de exploración redonda

- Elementos naturales otoñales: hojas muertas, trozos de madera y corteza, ramitas, castañas, bellotas, piñas... Todo lo que puedas recoger en un paseo con tus hijos y que esté relacionado con el otoño.

- Animales ponderados por 8

- La cueva

- Pañuelos arco iris de organza (set de 7)

- Cesta de exploración de la naturaleza Maxi

- Cuencos de la naturaleza por 3

- Vertedores naturales por 3

- Cubos de percepción por 8

- Piedras apilables de madera

- Kit de inicio del tesoro de madera

- Personajes de madera por 10

- Formas de purpurina por 21

 

Dependiendo del niño, algunos jugarán directamente con la bandeja, mientras que otros observarán antes de jugar.

 

 

Puedes llenar uno o varios cuencos con agua para que el niño se divierta vertiéndola en los diferentes recipientes que has colocado en la bandeja de exploración.

 

Aunque la minimundo no es una actividad dirigida, sino una invitación a explorar y descubrir, no dude en ofrecer al niño distintas herramientas para que explore de forma diferente.

 

En este caso, simplemente utilizamos una pinza de la ropa para coger diferentes elementos de la papelera y así desarrollar la motricidad fina. Mientras juegan, los niños desarrollarán la fuerza de sus dedos y la delicadeza de sus gestos.

 

 

Al proporcionar al niño materiales de diferentes texturas, colores y objetos transparentes, se le ofrece una experiencia multisensorial.

 

 


Añadir todos los productos de la actividad Añadir todos los productos de la actividad