LAS CAJAS DE LOS AROMAS: LA PRIMAVERA




¿Oyes los pájaros cantando al amanecer y al caer la noche? ¿Has notado el delicado crecimiento de las hojas, las flores y la vegetación que te rodean? Mira, huele, ¡la primavera ha llegado! En homenaje a esta hermosa temporada floreciente, ¿por qué no abrir el resto de nuestros sentidos y respirar aire primaveral?

Hop'Toys ya te había hecho jugar con los olores del otoño y ahora te propone explorar los olores de la primavera. Así que vamos a llenar frascos con olores de varias fragancias típicas de primavera y divertirnos tratando de identificar sus fuentes. El desarrollo del olfato permitirá al niño tomar conciencia de la diversidad olfativa de su entorno y ampliar su sensibilidad. Esta actividad puede ser especialmente beneficiosa para los niños con trastornos o deficiencias sensoriales; profundizar en los sentidos funcionales es a menudo agradable y siempre beneficioso. 








Para realizar esta actividad necesitas:

Las cajas de aromas Montessori

Flores y plantas del jardín: margaritas, rosas, begoñas...






Ve a recoger algunas flores y hojas de temporada con tu hijo. Aprovecha este momento para disfrutar al aire libre puede ser el medio para que todos sus sentidos trabajen y pregunten: ¿Reconoces este ruido? Mira las nubes, ¿qué son sus formas para ti? ¿Te gusta el calor del sol en tu piel? ¿Qué sientes cuando el viento sopla en tu pelo? » Aprende a conocer a tu hijo, sus gustos, su imaginación, sus deseos...





Cuando recojas flores, no dudes en dejarle acariciar sus pétalos. Pregúntale cómo se siente. No obstante, asegúrate de que no se dañe conlas espinas o plantas que irritan.








Una vez seleccionados los olores, escóndelos en los frascos. Secos o líquidos – aplicados sobre una pequeña bola de algodón, colocarlos dentro del frasco. Ponga un olor diferente en cada uno de los frascos rojos y haga lo mismo con los frascos que tengan un tapón azul asegurándose de constituir 6 pares. ¡Así puedes crear un juego olfativo donde el niño tendrá que encontrar cada par de olores! Pídale al niño que elija un frasco rojo, que lo huela y que encuentre el frasco azul correspondiente.








Puedes jugar, o simplemente disfrutar de una experiencia sensorial. Cierra los ojos, inspira suavemente el contenido del frasco, e imagina. Imagina lo que podría ser, imagina la textura y la forma del olor que respiras. Comparte la experiencia con tu hijo. Puede describir todo lo que puede imaginar, todo lo que puede sentir.