Pintar con el caballete Magic Light



¿Y si desarrollamos nuestra creatividad con el Magic Light? Con una paleta de dieciséis colores diferentes y la posibilidad de modificar la iluminación a su antojo, ¡este caballete permite iluminar todos sus dibujos! Experiencia sensorial, educación motriz, fortalecimiento de la percepción del espacio y de la conciencia de sí mismo, desarrollo de la imaginación y de la creatividad... El puente Magic Light tiene dos caras, lo que permite dibujar a varios lados por dos niños de manera simultánea.



Para realizar esta actividad necesitas: 

Caballete Magic Light

Marcadores pizarra

Pintura de dedos





Primero, enciende el caballete y apaga las luces. Déjate sumergir en esta atmósfera oscura y tamizada y tomar el tiempo necesario para observar los cambios de color del caballete. No dude en preguntar al  peque si reconoce los diferentes colores y qué le recuerdan. Esta actividad puede ser una oportunidad para relajarse y reponerse, lejos de las violentas fuentes de luz cotidianas.







Dibuja lo que quieras sobre el caballete: un sol, una casita, una nube, hombres, animales... De preferencia, utiliza varios colores diferentes para experimentar y descubrir los efectos de las diferentes luces en los diferentes colores. Pregúntale al niño cómo se siente dibujando y qué efecto produce la luz en sus dibujos.







Una vez terminado el dibujo, puedes divertirte esparciendo la pintura con tus dedos y manos. Esto creará una mezcla de colores, como una obra completamente nueva. Pregunta sobre el efecto de la pintura en las manos del niño: "Descríbeme la textura, ¿te gusta?", "¿Es más bien frío o más bien caliente?", ¿Te gusta la sensación?» El niño puede observar sus manos y describir los colores,  divertirse con la textura de la pintura pegando sus manos una a otra y doblando y desplegando los dedos, por ejemplo.






Añadir todos los productos de la actividad Añadir todos los productos de la actividad